Los peligros de la democracia

Opinión

La aparición de nuevas agrupaciones políticas de base populista puede derivar en una dispersión del voto que dificulte la formación de un gobierno estable
Los líderes de los dos grandes partidos tienen el deber de redirigir sus proyectos políticos hacia otros que vuelvan a ganarse la confianza del electorado

La debilidad mostrada de un tiempo a esta parte por parte de los dos grandes

Populismo

partidos de la nación y su incapacidad para llegar a acuerdos de Estado, está provocando el nacimiento de nuevas agrupaciones políticas –entre 2010 y

2012 se han dado de alta 492 nuevos partidos políticos según el Ministerio de Interior–  que lejos de enriquecer el sistema democrático, puede provocar una dispersión del voto que dificulte la formación de gobiernos estables y creíbles.

El último barómetro del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CISC) muestra de manera elocuente la desafección que existe entre la ciudadanía y la clase política, colocando a ésta en el tercer lugar de sus preocupaciones -30´2%- por detrás de la economía -42´2%- y el paro -80´6%-.

La mayoría de las nuevas agrupaciones recogen la indignación de unos votantes desencantados con el no cumplimiento del programa electoral por un lado y la falta de un proyecto sólido por otro, que nutren  a formaciones que en su mayoría responden a intereses única y exclusivamente fundacionales y en ningún momento al interés colectivo, más allá de cualquier ideología.

Ejemplo de ello podrían ser el partido independentista, Candidatura d’Unitat Popular (CUP),  que en las pasadas elecciones catalanas obtuvo tres escaños en el Parlament o , España 2000, de extrema derecha , que en las pasadas elecciones municipales de 2011 llegó a hacerse con cinco ediles, cuatro de ellos en el Ayto. De Silla (Valencia).

Por eso, los líderes de los partidos mayoritarios deberían tomar buena nota de Italia, como situación extrema a la que España podría llegar, y hacer todo lo posible para reconducir el rumbo actual, redefiniendo primero de todo sus propias estrategias.

Anuncios

Un comentario en “Los peligros de la democracia

  1. Y no sólo esa diseminación del voto sino la caída en picado del mismo. La democracia es el único sistema capaz de autolesionarse,con una dinámica autoabrasiva, que el pueblo tenga el control no quiere decir que las cosas encaucen a un buen camino. Recordemos que el poder es la droga legal más extendida. Ya no es la religión sino la democracia, el opio del pueblo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s